Aquí tenéis las 365 lecciones del Curso de Milagros. Pinchando en cada lección accederéis al texto de la lección, y al audio de ésta , con comentarios traducidos de David Hoffmeister

 

LIBRO DE EJERCICIOS

 

1 – INTRODUCCIÓN y Lección 1: Nada de lo que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar] significa nada.
2 – Le he dado a todo lo que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar] todo el significado que tiene para mí.
3 – No entiendo nada de lo que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar].
4 – Estos pensamientos no significan nada. Son como las cosas que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar].
5 – Nunca estoy disgustado por la razón que creo.
6 – Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí.
7 – Sólo veo el pasado.
8 – Mi mente está absorbida con pensamientos del pasado.
9 – No veo nada tal como es ahora.
10 – Mis pensamientos no significan nada.
11 – Mis pensamientos sin significado me están mostrando un mundo sin significado.
12 – Estoy disgustado porque veo un mundo que no tiene significado.
13 – Un mundo sin significado engendra temor.
14 – Dios no creó un mundo sin significado.
15 – Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado.
16 – No tengo pensamientos neutros.
17 – No veo cosas neutras.
18 – No soy el único que experimenta los efectos de mi manera de ver.
19 – No soy el único que experimenta los efectos de mis pensamientos.
20 – Estoy decidido a ver.
21 – Estoy decidido a ver las cosas de otra manera.
22 – Lo que veo es una forma de venganza.
23 – Puedo escaparme del mundo que veo renunciando a los pensamientos de ataque.
24 – No percibo lo que más me conviene.
25 – No sé cuál es el propósito de nada.
26 – Mis pensamientos de ataque atacan mi invulnerabilidad.
27 – Por encima de todo quiero ver.
28 – Por encima de todo quiero ver las cosas de otra manera.
29 – Dios está en todo lo que veo.
30 – Dios está en todo lo que veo porque Dios está en mi mente.
31 – No soy víctima del mundo que veo.
32 – He inventado el mundo que veo.
33 – Hay otra manera de ver el mundo.
34 – Podría ver paz en lugar de esto.
35 – Mi mente es parte de la de Dios. Soy muy santo.
36 – Mi santidad envuelve todo lo que veo.
37 – Mi santidad bendice al mundo.
38 – No hay nada que mi santidad no pueda hacer.
39 – Mi santidad es mi salvación.
40 – Soy bendito por ser un Hijo de Dios.
41 – Dios va conmigo dondequiera que yo voy.
42 – Dios es mi fortaleza. La visión es Su regalo.
43 – Dios es mi Fuente. No puedo ver separado de Él.
44 – Dios es la luz en la que veo.
45 – Dios es la Mente con la que pienso.
46 – Dios es el Amor en el que perdono.
47 – Dios es la fortaleza en la que confío.
48 – No hay nada que temer.
49 – La Voz de Dios me habla durante todo el día.
50 – El Amor de Dios es mi sustento.

51 – Introducción y Repaso (1–5)
52 – Repaso (6–10)
53 – Repaso (11–15)
54 – Repaso (16–20)
55 – Repaso (21–25)
56 – Repaso (26–30)
57 – Repaso (31–35)
58 – Repaso (36–40)
59 – Repaso (41–45)
60 – Repaso (46–50)
61 – Yo soy la luz del mundo.
62 – Perdonar es mi función por ser la luz del mundo.
63 – La luz del mundo le brinda paz a todas las mentes a través de mi perdón.
64 – No dejes que me olvide de mi función.
65 – Mi única función es la que Dios me dio.
66 – Mi función y mi felicidad son una.
67 – El Amor me creó a semejanza de Sí Mismo.
68 – El amor no abriga resentimientos.
69 – Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.
70 – Mi salvación procede de mí.
71 – Sólo el plan de Dios para la salvación tendrá éxito.
72 – Abrigar resentimientos es un ataque contra el plan de Dios para la salvación.
73 – Mi voluntad es que haya luz.
74 – No hay más voluntad que la de Dios.
75 – La luz ha llegado.
76 – No me gobiernan otras leyes que las de Dios.
77 – Tengo derecho a los milagros.
78 – ¡Que los milagros reemplacen todos mis resentimientos!
79 – Permítaseme reconocer el problema para que pueda ser resuelto.
80 – Permítaseme reconocer que mis problemas se han resuelto.

81 – Introducción y Repaso (61 y 62)
82 – Repaso (63 y 64)
83 – Repaso (65 y 66)
84 – Repaso (67 y 68)
85 – Repaso (69 y 70)
86 – Repaso (71 y 72)
87 – Repaso (73 y 74)
88 – Repaso (75 y 76)
89 – Repaso (77 y 78)
90 – Repaso (79 y 80)
91 – Los milagros se ven en la luz.
92 – Los milagros se ven en la luz, y la luz y la fortaleza son una.
93 – La luz, la dicha y la paz moran en mí.
94 – Soy tal como Dios me creó.
95 – Soy un solo Ser, unido a mi Creador.
96 – La salvación procede de mi único Ser.
97 – Soy espíritu.
98 – Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.
99 – La salvación es mi única función aquí.
100 – Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.
101 – La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.
102 – Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.
103 – Dios, al ser Amor, es también felicidad.
104 – Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.
105 – Mías son la paz y la dicha de Dios.
106 – Déjame aquietarme y escuchar la verdad.
107 – La verdad corregirá todos los errores de mi mente.
108 – Dar y recibir son en verdad lo mismo.
109 – Descanso en Dios.
110 – Soy tal como Dios me creó.

111 – Introducción y Repaso (91 y 92)
112 – Repaso (93 y 94)
113 – Repaso (95 y 96)
114 – Repaso (97 y 98)
115 – Repaso (99 y 100)
116 – Repaso (101 y 102)
117 – Repaso (103 y 104)
118 – Repaso (105 y 106)
119 – Repaso (107 y 108)
120 – Repaso (109 y 110)
121 – El perdón es la llave de la felicidad.
122 – El perdón me ofrece todo lo que deseo.
123 – Gracias Padre por los regalos que me has concedido.
124 – Que no me olvide de que soy uno con Dios.
125 – En la quietud recibo hoy la Palabra de Dios.
126 – Todo lo que doy es a mí mismo a quien se lo doy.
127 – No hay otro amor que el de Dios
128 – El mundo que veo no me ofrece nada que yo desee
129 – Más allá de este mundo hay un mundo que deseo.
130 – Es imposible ver dos mundos.
131 – Nadie que se proponga alcanzar la verdad puede fracasar.
132 – Libero al mundo de todo lo que jamás pensé que era.
133 – No le daré valor a lo que no lo tiene.
134 – Permítaseme poder percibir el perdón tal como es.
135 – Si me defiendo he sido atacado.
136 – La enfermedad es una defensa contra la verdad.
137 – Cuando me curo no soy el único que se cura.
138 – El Cielo es la alternativa por la que me tengo que decidir.
139 – Aceptaré la Expiación para mí mismo.
140 – La salvación es lo único que cura.

141 – Introducción y Repaso (121 y 122)
142 – Repaso (123 y 124)
143 – Repaso (125 y 126)
144 – Repaso (127 y 128)
145 – Repaso (129 y 130)
146 – Repaso (131 y 132)
147 – Repaso (133 y 134)
148 – Repaso (135 y 136)
149 – Repaso (137 y 138)
150 – Repaso (139 y 140)
151 – Todas las cosas son ecos de la Voz que habla por Dios.
152 – Tengo el poder de decidir.
153 – En mi indefensión radica mi seguridad.
154 – Me cuento entre los ministros de Dios.
155 – Me haré a un lado y dejaré que Él me muestre el camino.
156 – Camino con Dios en perfecta santidad.
157 – En Su Presencia he de estar ahora.
158 – Hoy aprendo a dar tal como recibo.
159 – Doy los milagros que he recibido.
160 – Yo estoy en mi hogar. El miedo es el que es un extraño aquí.
161 – Dame tu bendición, santo Hijo de Dios.
162 – Soy tal como Dios me creó.
163 – La muerte no existe. El Hijo de Dios es libre.
164 – Ahora somos uno con Aquel que es nuestra Fuente
165 – Que mi mente no niegue el Pensamiento de Dios.
166 – Se me han confiado los dones de Dios.
167 – Sólo hay una vida y ésa es la vida que comparto con Dios.
168 – Tu gracia me es dada. La reclamo ahora.
169 – Por la gracia vivo. Por la gracia soy liberado.
170 – En Dios no hay crueldad ni en mí tampoco.

171 – Introducción y Repaso (151 y 152)
172 – Repaso (153 y 154)
173 – Repaso (155 y 156)
174 – Repaso (157 y 158)
175 – Repaso (159 y 160)
176 – Repaso (161 y 162)
177 – Repaso (163 y 164)
178 – Repaso (165 y 166)
179 – Repaso (167 y 168)
180 – Repaso (169 y 170)

181 – Introducción y lección 181: Confío en mis hermanos, que son uno conmigo.
182 – Permaneceré muy quedo por un instante e iré a mi hogar.
183 – Invoco el Nombre de Dios y el mío propio.
184 – El Nombre de Dios es mi herencia.
185 – Deseo la paz de Dios.
186 – De mí depende la salvación del mundo.
187 – Bendigo al mundo porque me bendigo a mí mismo.
188 – La paz de Dios refulge en mí ahora.
189 – Siento el Amor de Dios dentro de mí ahora.
190 – Elijo el júbilo de Dios en lugar del dolor.
191 – Soy el santo Hijo de Dios Mismo.
192 – Tengo una función que Dios quiere que desempeñe.
193 – Todas las cosas son lecciones que Dios quiere que yo aprenda.
194 – Pongo el futuro en Manos de Dios.
195 – El amor es el camino que recorro con gratitud.
196 – Es únicamente a mí mismo a quien crucifico.
197 – No puede ser sino mi propia gratitud la que me gano.
198 – Sólo mi propia condenación me hace daño.
199 – No soy un cuerpo. Soy libre.
200 – No hay más paz que la paz de Dios.

201 – Introducción y Repaso (181)
202 – Repaso (182)
203 – Repaso (183)
204 – Repaso (184)
205 – Repaso (185)
206 – Repaso (186)
207 – Repaso (187)
208 – Repaso (188)
209 – Repaso (189)
210 – Repaso (190)
211 – Repaso (191)
212 – Repaso (192)
213 – Repaso (193)
214 – Repaso (194)
215 – Repaso (195)
216 – Repaso (196)
217 – Repaso (197)
218 – Repaso (198)
219 – Repaso (199)
220 – Repaso (200)

SEGUNDA PARTE

Introducción

1. ¿Qué es el perdón?

221 – Que mi mente esté en paz y que todos mis pensamientos se aquieten.
222 – Dios está conmigo. Vivo y me muevo en Él.
223 – Dios es mi vida. No tengo otra vida que la Suya.
224 – Dios es mi Padre y Él ama a Su Hijo.
225 – Dios es mi Padre, y Su Hijo lo ama.
226 – Mi hogar me aguarda. Me apresuraré a llegar a él.
227 – Éste es el instante santo de mi liberación.
228 – Dios no me ha condenado. Por lo tanto, yo tampoco me he de condenar.
229 – El Amor, que es lo que me creó, es lo que soy.
230 – Ahora buscaré y hallaré la paz de Dios.

2. ¿Qué es la salvación?

231 – Padre, mi voluntad es únicamente recordarte.
232 – Permanece en mi mente todo el día, Padre mío.
233 – Hoy le doy mi vida a Dios para que Él la guíe.
234 – Padre, hoy vuelvo a ser Tu Hijo.
235 – Dios, en Su misericordia, dispone que yo me salve.
236 – Gobierno mi mente, la cual sólo yo debo gobernar.
237 – Ahora quiero ser tal como Dios me creó.
238 – La salvación depende de mi decisión.
239 – Mía es la gloria de mi Padre.
240 – El miedo, de la clase que sea, no está justificado.

3. ¿Qué es el mundo?

241 – En este instante santo llega la salvación.
242 – Este día se lo dedico a Dios. Es el regalo que le hago.
243 – Hoy no juzgaré nada de lo que ocurra.
244 – No estoy en peligro en ningún lugar del mundo.
245 – Tu paz está conmigo, Padre. Estoy a salvo.
246 – Amar a mi Padre es amar a Su Hijo.
247 – Sin el perdón aún estaría ciego.
248 – Lo que sufre no forma parte de mí.
249 – El perdón pone fin a todo sufrimiento y a toda sensación de pérdida.
250 – Que no vea ninguna limitación en mí.

4. ¿Qué es el pecado?

251 – No necesito nada más que la verdad
252 – El Hijo de Dios es mi Identidad.
253 – Mi Ser es amo y señor del universo.
254 – Que se acalle en mí toda voz que no sea la de Dios.
255 – Elijo pasar este día en perfecta paz.
256 – Dios es mi único objetivo hoy.
257 – Que no me olvide de mi propósito.
258 – Que recuerde que Dios es mi objetivo.
259 – Que recuerde que el pecado no existe.
260 – Que recuerde que Dios me creó.

5. ¿Qué es el cuerpo?

261 – Dios es mi refugio y seguridad.
262 – No dejes que hoy perciba diferencias.
263 – Mi santa visión ve la pureza de todas las cosas.
264 – El Amor de Dios me rodea.
265 – Lo único que veo es la mansedumbre de la creación.
266 – Mi santo Ser mora en ti, Hijo de Dios.
267 – Mi corazón late en la paz de Dios.
268 – Que todas las cosas sean exactamente como son.
269 – Mi vista va en busca de la faz de Cristo.
270 – Hoy no utilizaré los ojos del cuerpo.

6. ¿Qué es el Cristo?

271 – Hoy sólo utilizaré la visión de Cristo.
272 – ¿Cómo iban a poder satisfacer las ilusiones al Hijo de Dios?
273 – Mía es la quietud de la paz de Dios.
274 – Este día le pertenece al Amor. Hoy no tendré miedo de nada.
275 – La sanadora Voz de Dios protege hoy todas las cosas.
276 – Se me ha dado la Palabra de Dios para que la comparta.
277 – No dejes que aprisione a Tu Hijo con leyes que yo mismo inventé.
278 – Si estoy aprisionado, mi Padre no es libre.
279 – La libertad de la creación garantiza la mía.
280 – ¿Qué límites podría imponerle yo al Hijo de Dios?

7. ¿Qué es el Espíritu Santo?

281 – Nada, excepto mis propios pensamientos, me puede hacer daño.
282 – Hoy no tendré miedo del amor.
283 – Mi verdadera Identidad reside en Ti.
284 – Puedo elegir cambiar todos los pensamientos que me causan dolor.
285 – Hoy mi santidad brilla clara y radiante.
286 – La quietud del Cielo envuelve hoy mi corazón.
287 – Tú eres mi única meta, Padre mío, sólo Tú.
288 – Que me olvide hoy del pasado de mi hermano.
289 – El pasado ya pasó. No me puede afectar.
290 – Lo único que veo es mi actual felicidad.

8. ¿Qué es el mundo real?

291 – Éste es un día de sosiego y de paz.
292 – Todo tendrá un desenlace feliz.
293 – El miedo ya se acabó y lo único que hay aquí es amor.
294 – Mi cuerpo es algo completamente neutro.
295 – El Espíritu Santo ve hoy a través de mí.
296 – El Espíritu Santo habla hoy a través de mí.
297 – El perdón es el único regalo que doy.
298 – Te amo, Padre, y amo también a Tu Hijo.
299 – La santidad eterna mora en mí
300 – Este mundo dura tan sólo un instante.

9. ¿Qué es el Segundo Advenimiento?

301 – Y Dios Mismo enjugará todas las lágrimas.
302 – Donde antes había tinieblas ahora contemplo la luz.
303 – Hoy nace en mí el Cristo santo.
304 – Que mi mundo no nuble la visión de Cristo.
305 – Hay una paz que Cristo nos concede.
306 – El regalo de Cristo es lo único que busco hoy.
307 – Abrigar deseos conflictivos no puede ser mi voluntad.
308 – Este instante es el único tiempo que existe.
309 – Hoy no tendré miedo de mirar dentro de mí.
310 – Paso este día sin miedo y lleno de amor.

10. ¿Qué es el juicio Final?

311 – Juzgo todas las cosas como quiero que sean.
312 – Veo todas las cosas como quiero que sean.
313 – Que venga a mí ahora una nueva percepción.
314 – Busco un futuro diferente del pasado.
315 – Todos los regalos que mis hermanos hacen me pertenecen.
316 – Todos los regalos que les hago a mis hermanos me pertenecen.
317 – Sigo el camino que se me ha señalado.
318 – Yo soy el medio para la salvación, así como su fin.
319 – Vine a salvar al mundo.
320 – Mi Padre me da todo poder.

11. ¿Qué es la creación?

321 – Padre, mi libertad reside únicamente en Ti.
322 – Tan sólo puedo renunciar a lo que nunca fue real.
323 – Gustosamente “sacrifico” el miedo.
324 – No quiero ser guía. Quiero ser simplemente un seguidor.
325 – Todas las cosas que creo ver son reflejos de ideas.
326 – He de ser por siempre un Efecto de Dios.
327 – No necesito más que llamar y Tú me contestarás.
328 – Elijo estar en segundo lugar para obtener el primero.
329 – He elegido ya lo que Tu Voluntad dispone.
330 – Hoy no volveré a hacerme daño.

12. ¿Qué es el ego?

331 – El conflicto no existe, pues mi voluntad es la Tuya.
332 – El miedo aprisiona al mundo. El perdón lo libera.
333 – El perdón pone fin al sueño de conflicto.
334 – Hoy reclamo los regalos que el perdón otorga.
335 – Elijo ver la impecabilidad de mi hermano.
336 – El perdón me enseña que todas las mentes están unidas.
337 – Mi impecabilidad me protege de todo daño.
338 – Sólo mis propios pensamientos pueden afectarme.
339 – Se me concederá todo lo que pida.
340 – Hoy puedo liberarme de todo sufrimiento.

13. ¿Qué es un milagro?

341 – Tan sólo puedo atacar mi propia impecabilidad, que es lo único que me mantiene a salvo.
342 – Dejo que el perdón descanse sobre todas las cosas, pues de ese modo es como se me concederá a mí.
343 – No se me pide que haga ningún sacrificio para encontrar la misericordia y la paz de Dios.
344 – Hoy aprendo la ley del amor: que lo que le doy a mi hermano es el regalo que me hago a mí mismo.
345 – Hoy sólo ofrezco milagros, pues quiero que retornen a mí.
346 – Hoy me envuelve la paz de Dios, y me olvido de todo excepto de Su Amor.
347 – La ira procede de los juicios. Y los juicios son el arma que utilizo contra mí mismo a fin de mantener el milagro alejado de mi
348 – Ni mi ira ni mi temor tienen razón de ser, pues Tú me rodeas. Y Tu gracia me basta para satisfacer cualquier necesidad que yo perciba.
349 – Hoy dejo que la visión de Cristo contemple todas las cosas por mí, y que en lugar de juzgarlas, les conceda a cada una un milagro de amor.
350 – Los milagros son un reflejo del eterno Amor de Dios. Ofrecer­los es recordarlo a Él, y mediante Su recuerdo, salvar al mundo.

14. ¿Qué soy?

351 – Mi hermano impecable es mi guía a la paz. Mi hermano pecador es mi guía al dolor. Y el que elija ver será el que contemplaré.
352 – Los juicios son lo opuesto al amor. De los juicios procede todo el dolor del mundo, y del amor, la paz de Dios.
353 – Mis ojos, mi boca, mis manos y mis pies tienen hoy un solo propósito: estar al servicio de Cristo a fin de que Él pueda utilizarlos para bendecir al mundo con milagros.
354 – Cristo y yo nos encontramos unidos en paz y seguros de nuestro propósito. Su Creador reside en Él, tal como Él reside en mí.
355 – La paz, la dicha y los milagros que otorgaré cuando acepte la Palabra de Dios son ilimitados. ¿Por qué no aceptarla hoy?
356 – La enfermedad no es sino otro nombre para el pecado. La curación no es sino otro nombre para Dios. El milagro es, por lo tanto, una invocación que se le hace a Él.
357 – La verdad contesta toda invocación que le hacemos a Dios, respondiendo en primer lugar con milagros, y retornando luego a nosotros para ser ella misma.
358 – Ninguna invocación a Dios puede dejar de ser oída o no recibir respuesta. Y de esto puedo estar seguro: Su respuesta es la única que realmente deseo.
359 – La respuesta de Dios es alguna forma de paz. Todo dolor sana; toda aflicción queda reemplazada por la dicha. Las puertas de la prisión se abren. Y se comprende que todo pecado no es más que un simple error.
360 – Que la paz sea conmigo, el santo Hijo de Dios. Que la paz sea con mi hermano, que es uno conmigo. Y que a través nuestro, el mundo sea bendecido con paz.

LECCIONES FINALES

361 – Introducción y Lección 361: Te entrego este instante santo. Sé Tú Quien dirige, pues quiero simplemente seguirte, seguro de que Tu dirección me brindará paz.
362 – Te entrego este instante santo. Sé Tú Quien dirige, pues quiero simplemente seguirte, seguro de que Tu dirección me brindará paz.
363 – Te entrego este instante santo. Sé Tú Quien dirige, pues quiero simplemente seguirte, seguro de que Tu dirección me brindará paz.
364 – Te entrego este instante santo. Sé Tú Quien dirige, pues quiero simplemente seguirte, seguro de que Tu dirección me brindará paz.
365 – Te entrego este instante santo. Sé Tú Quien dirige, pues quiero simplemente seguirte, seguro de que Tu dirección me brindará paz. y EPÍLOGO