«Hoy me envuelve la paz de Dios, y me olvido de todo excepto de Su Amor.» (Lección 346)

 

 

“Esta es otra importante lección que puede ser útil a medida que avanza el día. Darse cuenta de lo mucho que olvidas Su Amor y buscas recordar todo lo demás. Si es Su Amor lo que realmente quieres recordar, tus necesidades de especialismo pasarán a un segundo plano y Su Amor, como se refleja en las enseñanzas de perdón de Jesús, llegará al primer plano. Si te das cuenta de que el propósito de este día no es satisfacer las necesidades de tu ego, sino más bien ser un salón de clases en el cual tu única necesidad de perdonar es satisfecha, ese propósito será el primer plano, y los acontecimientos diarios y las relaciones reflejarán ese cambio de propósito. Así se habrán convertido en el plan de estudios en el que aprenderás las lecciones que te acelerarán a lo largo de tu camino de Expiación. Ese es el significado de “Me olvido de todas las cosas excepto de Su Amor.” Jesús no quiere decir que literalmente tengas que pensar en el Amor de Dios a lo largo del día; sino que te pide que pienses en el regalo que el reflejo del Amor te ofrece de maneras muy específicas – la oportunidad de aprender las lecciones en tu aula de aprendizaje del perdón.

(1:1-2) «Padre, al despertar hoy los milagros corrigen mi percepción de todas las cosas. Y así comienza el día que voy a compartir Contigo tal como compartiré la eternidad, pues el tiempo se ha hecho a un lado hoy.»

Cuando elijo el instante santo, estoy fuera del tiempo. Así es como se ha hecho a un lado. Esto no significa negar que vivo en un mundo de tiempo y espacio. Significa simplemente que el mundo pasa a un segundo plano; su lugar es ocupado por la lección que viene de la intemporalidad – mi realidad está fuera del sueño. Ahora entiendo que elegí este sueño porque deseé mantener viva y bien mi figura especial del sueño, pero estoy listo y dispuesto para aprender algo más.

(1:3-4) «No ando en pos de cosas temporales, por lo tanto, ni siquiera las veré. Lo que hoy busco transciende todas las leyes del tiempo, así como las cosas que se perciben en él.»

Eso no pretende implicar que no veas un programa de noticias, leas el periódico, o escuches la triste historia de alguien, sino que los mires a través de los ojos de Jesús. Recuerda que antes de que te des cuenta de que el mundo perceptivo es una ilusión, primero debes revertir la figura y el fondo percibidos. No quieres omitir pasos, lo que significa que antes de que te des cuenta de la naturaleza ilusoria de todo, incluido tú mismo, primero debes prestar mucha atención a lo que sucede aquí, pero visto con un propósito diferente. El mundo del especialismo, en lugar de estar en primera fila, se convierte en el telón de fondo de tu nuevo propósito. Por lo tanto, lo que emerge en primer plano es la enseñanza de Jesús que te ayudará a darte cuenta de que puedes ver el mundo de otra manera.

(1:5-7) «Quiero olvidarme de todo excepto de Tu Amor. Quiero morar en Ti y no saber nada de ninguna otra ley que no sea Tu ley del amor. Quiero encontrar la paz que Tú creaste para Tu Hijo, y olvidarme, conforme contemplo Tu gloria y la mía, de todos los absurdos juguetes que fabriqué.»

Estos absurdos juguetes, como hemos visto en otra parte, son los pensamientos de pecado y ataque del ego.

(2) «Y al llegar la noche, recordaremos únicamente la paz de Dios. Pues hoy veremos qué clase de paz es la nuestra, cuando nos olvidamos de todo excepto del Amor de Dios.»

Este es el pensamiento con el que debemos despertar, mantener con nosotros a lo largo del día, y con el cual ir a la cama; a saber, nuestro único propósito aquí es aprender que no estamos aquí. Nuestro amoroso maestro nos ayuda a recordar este propósito cuando lo olvidamos.”

~ Del libro “Viaje a Través del Libro de Ejercicios de UCDM” por el Dr. Kenneth Wapnick.

Pulsa aquí para volver a la lección original