LECCIÓN 203

 

No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy tal como Dios me creó.

1. (183) Invoco el Nombre de Dios y el mío propio.

El Nombre de Dios es mi liberación de todo pensamiento de maldad y de pecado porque es mi nombre, así como el de Él.

No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

 

 

Pulsa aquí para leer la lección comentada por Ken Wapnick