LECCIÓN 204

 

No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy tal como Dios me creó.

1. (184) El Nombre de Dios es mi herencia.

El Nombre de Dios me recuerda que yo soy Su Hijo; que no soy esclavo del tiempo; que no estoy sujeto a las leyes que gobiernan el mundo de las ilusiones enfermizas, y que soy libre en Dios y eternamente uno con Él.

No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

Pulsa aquí para leer la lección comentada por Ken Wapnick