LECCIÓN 214

 

No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy tal como Dios me creó.

1. (194) Pongo el futuro en Manos de Dios.

El pasado ya pasó y el futuro aún no ha llegado. Ahora estoy libre de ambos. Pues lo que Dios da sólo puede ser para el bien. Y acepto únicamente lo que Él da como lo que me pertenece.

No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy como Dios me creó.

 

 

Pulsa aquí para leer la lección comentada por Ken Wapnick